EXCURSIÓN A LA MAGDALENA

Quizás una de las mejores actividades para los niños y niñas sean las excursiones. No sólo importan los preparativos, sino también todos los sentimientos que surgen, los miedos, las inseguridades, las alegrías, los nervios, etc. Todo ello hace que los niños lo vivan con gran ilusión y emoción.

Una vez que llega el gran día, sus caras lo dicen todo. Unos sienten miedo e inquietud, pero siempre reciben el apoyo necesario de un amiguito, de una profe o de sus papás. Otros están contentísimos, ilusionados por la gran aventura. Se trata de un gran reto, y por eso hay que ayudarles a superarse.

Eso sí, una vex montados en el autobús, todo se pasa. Llega el momento de cantar, de hablar con los compañeros, de comentar lo que llevamos de bocata, lo que nos apetece que pase en ese increíble día sin papás ni mamás, en el que poder demostrar lo mayores e independientes que somos ya.

Y una vez alli,…., las fotos hablan por sí solas. Comenzamos viendo a los animales, luego jugamos en el parque, paseamos por bosques encantados hasta el Palacio de la Magdalena y finalmente, buscamos el mejor sitio donde comer el deseado bocata, que además se convirtió en un espacio provocador de juegos, de interacciones, y sobre todo, de felicidad.

Y para terminar nos lo pasamos bomba en la playa, jugamos con la arena, nos enterramos, construimos y destruimos, mezclamos con agua……, en fín: ¡¡¡FUE UN DÍA GENIAL!!!

Así que cuando montamos en el autobús,….., sólo nos quedó descansar, dormir e incluso soñar con todo lo visto, oído, tocado y vivido durante esa magnífica experiencia.

Esperamos que las siguientes fotos os den una pequeña muestra de lo bien que lo pasamos ese día, de lo mucho que disfrutamos y reímos y …., de lo muchísimo que aprendimos.

 

A %d blogueros les gusta esto: